Archivo del mes 04.2010

2

Una película con la participación de Steven Tyler, Joe Elliot, Michael Manring y otros, que hablan sobre un genio  que revolucionó 2.500 años de historia de la música… Michael Masley

“… Me di cuenta, mi Dios, que Steven tenía razón, es un genio … es música del alma, en su absoluta forma más pura …” Jack Douglas, Productor (Aerosmith, John Lennon, Patti Smith…)

Nadie toca el cymbalom, en la forma en la que Michael Masley lo hace. Su brillante creatividad va más allá de su actuación… Masley inventó el “bowhammer”… encontrando matices ricos y cautivantes que caracterizan su música.” Bob Boilen – productor

“En los siglos venideros pueden haber miles como él, pero por ahora, sólo hay uno”

ENUNCIACIÓN DEL DIRECTOR
Me dirigía a la estación BART, cuando escuché los sonidos rebotando en las paredes, provenientes de todas direcciones, cruzando mi mente en una red de frecuencias melódicas. Me di la vuelta para encontrar la fuente de los sonidos y vi a un hombre y a su instrumento inusual en su forma más pura. Ese fue el día que conocí a Michael Masley. ¿Cómo era posible que el ejecutor de estos sonidos estuviera allí, en medio de la calle? ¿Quién era este tipo? ¿Qué era esa música? Al principio, no conseguía que mi mente se concentrara en ello, pero sabía que este artista era como ningún otro; su música fue un obsequio a la humanidad. Por los próximos 6 años, desenvolví suavemente lo que había dentro y rápidamente me di cuenta de que mis sentimientos no me fallaron. En el interior estaba el regalo más increíble, un viaje en la vida de un hombre y su música. Este es ese viaje: Art Officially Favored.

Martín Yernazian.  Los Ángeles 2010

1

En líneas generales, el concepto moderno de ciudadanía nace con la Revolución francesa, materializando la idea de que los individuos son portadores de derechos imprescriptibles, ejercidos frente al poder de Estado. Así, el hombre se convierte en el titular de derechos públicos subjetivos. En este momento, la idea de ciudadanía se vincula íntimamente con la de nacionalidad y sufragio. Así, la ciudadanía moderna descansa, entonces, en la imagen de una sociedad construida por hombres autónomos, libres e iguales ante la ley. Sin embargo, como plantea María Cristina Mata , el ejercicio de la ciudadanía ha sido desbordado en su concepción jurídico-estatalista. De este modo, el concepto se complejiza con la problemática de las identidades y el multiculturalismo, en referencia a consumos, comunidades, demandas y reivindicaciones que trascienden las fronteras. Con el advenimiento de las políticas neoliberales, se multiplicaron objetivamente los espacios de poder con los cuales los individuos deben vincularse en orden de satisfacer sus necesidades, produciendo una consecuente multiplicación de esferas de negociación y enfrentamientos para hacer valer los derechos individuales y colectivos que el estado ya no puede respaldar. De ahí, que es necesaria una revalorización del concepto que intente superar la confusión que existe entre ciudadanía y esfera estatal, para que la idea de ciudadanía pueda mas bien coincidir con un modelo de esfera pública, con un lugar que abarque tanto el espacio institucional como el de las asociaciones autónomas y libres que se constituyen en la sociedad civil. “Esta noción de ciudadanía alude, por tanto, a una doble pertenencia: al Estado y a la sociedad. En el primer caso, el individuo es miembro de un cuerpo político-institucional que garantiza sus derechos políticos, civiles y sociales. En el segundo, el individuo es miembro de un espacio público asociativo que requiere de prácticas de auto-organización colectiva, desde las cuales se puede reforzar y extender su condición de ciudadano. En ambos casos el ciudadano es miembro de la misma comunidad. El ciudadano del Estado no cancela al ciudadano de la sociedad civil, ni viceversa.”
Entonces, el desafío es poder pensar también la ciudadanía desde la esfera de la sociedad civil, es decir, desde su capacidad de transformación y participación. Una práctica activa de la ciudadanía no solo implica la lucha por el reconocimiento de derechos violados o nunca declarados, sino también “integrar la práctica que se desarrolle en el interior de un vasta red de asociaciones, que operando desde la sociedad civil pueda contribuir a la perfección del orden colectivo” . Y es que el ciudadano se reconoce en su conexión con el curso cotidiano de las cosas. Los asuntos de interés general no deben ser reducidos a los asuntos del estado pues ellos se esparcen por la sociedad civil para crear un espacio público. Para ello es necesario combatir con una subjetividad afectada por el conformismo y la privatización de la vida para interrogar y controlar el poder y construir vínculos sociales solidarios. De ahí que, como plantea José Bernardo Toro , en consonancia con Castoriadis, ser ciudadano supone comprender que el orden de la sociedad no está dado, sino que es pura creación del hombre de la misma sociedad. Así ser ciudadano implica ser capaz que crear o transformar el orden social en el cual se quiere vivir, cumplir y proteger para la dignidad de todos. Para el autor, la expresión máxima de autonomía, esto es de ciudadanía, es poder definir el futuro. Para ello, es esencial la creación y desarrollo de las organizaciones civiles, ya que ellas generan identidad y visibilidad. Actuar en cooperación para organizarse produce libertad, lo cual, crea las mejores condiciones para la dignidad de los ciudadanos.

8

En aproximadamente 5.600 años de historia escrita de la humanidad, ocurrieron 14.531 guerras, murieron aproximadamente 340.000.000 personas, de las cuales 150.000.000 fueron víctimas del último siglo.  El siglo XX fue el del horror, siglo XX, siglo asesino por definición. Dentro de los muchos desastres de los que fuimos testigos, se encuentra el genocidio.

La etimología de la palabra genocidio es propia del S.XX, o sea que es bastante moderna y fue acuñada por Ráphael Lemkin, abogado polaco, de origen judío que ante tanto horror propuso el término y su condena internacional cuando terminó la Segunda Guerra Mundial. El genocidio es un delito llamado de “lesa humanidad” ya que es un acto que la afecta a la humanidad toda.

El delito de genocidio fue reconocido por el derecho internacional cuando los estados y los líderes mundiales tomaron conciencia de la magnitud de semejante aberración luego del holocausto judío y la solución final llevada a cabo por Hitler. Así, la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio en 1948 define que es: “Cualquiera de los actos que se realicen con la intención de destruir total o parcialmente a un grupo étnico, racial o religioso y estos pueden ser: la matanza de miembros del grupo, la lesión grave de la integridad física o mental de los mismos; el sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que impliquen su destrucción física, total o parcial. También es genocidio toda aquella medida que impida el nacimiento de miembros del grupo y el traslado de niños por la fuerza del grupo a otro

El primero tuvo lugar entre los años 1915 y 1923 y fue perpetrado por el Imperio Otomano en contra de los armenios: un plan sistemático elaborado y ejecutado para exterminar a una minoría. O, como diríamos hoy, para efectuar una “limpieza étnica”. Más de un millón y medio de hombres, mujeres, ancianos y niños fueron masacrados.
El genocidio armenio resulta una paradoja que generó un secreto a voces bien fuertes respecto de su existencia. Muchos saben que ocurrió y solo la República de Turquía, como sucesora del Imperio Otomano se empeña en negarlo.

El genocidio  y la deportación masiva del pueblo armenio hicieron que estos se dispersaran por todo el mundo formando una diáspora mundial. Muchos de los sobrevivientes del horror vinieron a nuestro país.
En la Argentina se calcula que hay alrededor de 120.000 armenios. Estos nunca dejaron de buscar justicia por la vida de 1.500.000 armenios masacrados en 1915. En el 2006, se sancionó en nuestro país la ley 26.199 declarando el 24 de abril como “El Día de Acción por la Tolerancia y el Respeto entre los Pueblos, en conmemoración del genocidio sufrido por el pueblo armenio”.

Reconforta saber que la lucha de la diáspora armenia no será en vano, y que más pronto que tarde la verdad y la justicia prevalecerán. El hecho de que se investigue y se pene a los responsables abre la posibilidad de generar un discurso verdadero con fuertes bases institucionales para evitar nuevos horrores.

Si una vez ocurrió puede volver a pasar y es nuestro deber que lo reconozcamos y lo recordemos porque la memoria es la fuente fundamental de un futuro mejor y el remedio contra la impunidad, la intolerancia y la violencia.

A CONTINUACIÓN LES DEJAMOS UN AUDIO… UN DOCUMENTAL SOBRE EL TEMA, MUY INTERESANTE… ESCÚCHENLO!!!

[gplayer href=”http://www.epcomunicacion.com.ar/blog/wp-content/uploads/2010/04/FINAL1.mp3″]DOCUMENTAL.DDHH.GENOCIDIO[/gplayer]

2

“He dicho Escuela del Sur; porque en realidad, nuestro norte es el Sur. No debe haber
norte, para nosotros, sino por oposición a nuestro Sur. Por eso ahora ponemos el mapa
al revés, y entonces ya tenemos justa idea de nuestra posición, y no como quieren en el
resto del mundo. La punta de América, desde ahora, prolongándose, señala
insistentemente el Sur, nuestro norte.”

Joaquín Torres García. Universalismo Constructivo

17.04.2010

Gobierno Digital

1

En el marco de la Sociedad del Conocimiento han surgido nuevas formas de gestión para un mejor funcionamiento no solo de las organizaciones/empresas del sector privado, sino también para la administración pública. El caso mas destacado, quizá, en el uso intensivo y estratégico de las nuevas tecnologías para las distintas formas de gobierno, es lo que se conoce como Gobierno Electrónico o e-goverment. De acuerdo con Martín Becerra[1],  aquel refiere al uso   de   las   TIC  para  mejorar   los   servicios   e   información ofrecidos  a  ciudadanos  y habitantes,   aumentar   la  eficiencia  y  eficacia  de  la  gestión pública   e incrementar la transparencia del sector público y la participación ciudadana.

Según Daniel García Delgado, el interés por lo local y la gestión municipal ha tenido mucha repercusión y aceptación a partir de la década del ochenta, cuando se comienza a rescatar  a lo local poniendo el acento en la necesidad de descentralizar y de mejorar la participación municipal, como uno de los factores necesarios para la consolidación del régimen democrático. En la década del noventa surge un fuerte énfasis en la desburocratización y en el desarrollo de una mayor injerencia municipal en la política social. De esta manera, dentro del contexto de la globalización se constata un nuevo  rol  de  las  ciudades: una tendencia a que se constituyan como centros de decisiones y estrategias propias; aumentando la calidad de los servicios, brindando y redefiniendo al rol de ciudadano como cliente, consumidor o usuario, instalando una lógica de gestión basada en la demanda más que en la oferta.

Un ejemplo paradigmático de gobierno digital correctamente implementado es la página del Municipio de Leicester en el Reino Unido debido a los resultados obtenidos a partir de su dinámica de participación y preocupación sobre el universo completo de sus habitantes. Teniendo como objetivo del sitio unir a la comunidad, desarrollar los servicios públicos y hacer de Leicester un mejor lugar en el cual vivir, desarrollando un programa de participación junto al gobierno con el fin de  reducir la brecha. .

El 27 de abril del 2005 el Poder Ejecutivo decreta el Plan Nacional de Gobierno Electrónico. Sin embargo, a nivel nacional aún no se ha logrado tener una visión integral y estratégica del tema que abarque a los tres poderes, ofreciendo más servicios, facilidades y transparencia al ciudadano.


[1] Becerra,  Martín. Sociedad de  la  Información: proyecto,  convergencia,   divergencia.  Cap  IV.  Las  cosas  contra  las palabras: documentos e indicadores. Grupo Editorial Norma, Buenos Aires, febrero de 2003.