Archivo para la categoría 2.0

0

No cabe ninguna duda de que las redes sociales, en especial Facebook y Twitter, se han convertido en una herramienta muy requerida por las empresas para promover sus productos y servicios. ¿Por qué? Simplemente porque la mayoría de la gente se conecta todos los días para sociabilizar e informarse en las redes sociales a través de diferentes medios tecnológicos. Entonces, como empresa o marca es necesario “estar donde ellos están”. Es que el secreto de las redes sociales es su funcionamiento de manera vincular; un perfil genera una actividad basada en algo que atrae (estados, fotos, videos, debates, comentarios, encuestas); a su vez, los contactos de esta cuenta observan esta actividad y se genera así una cadena de conexión imparable entre cientos y miles de personas.

El secreto o éxito de una marca dentro de las redes sociales es la de generar justamente esa “atracción” que mueva un volumen considerable de personas alrededor. Por eso, siempre es bueno conocer al público que nos sigue, no de manera individual porque sería imposible, pero sí el target que consume o sigue a nuestra marca. De esta forma, vamos a saber con mucha más certeza qué tipo de mensaje y diálogo estableceremos con nuestro público.

En cualquier red social hay casos de éxitos y fracasos en el accionar de las marcas. Es que al ser una profesión relativamente nueva la del Community Manager -que es la persona encargada de administrar, postear y gestionar una cuenta-, los errores que se cometen suelen ser moneda corriente. Un ejemplo paradigmático se vivió con la cuenta Starbucks de Argentina en 2012, cuando en Twitter y Facebook postearon: “Pedimos disculpas, ya que debido a un quiebre temporario de stock, en algunas tiendas se están utilizando vasos y mangas nacionales“. A simple vista nada grave, por cierto, pero conllevaba un grueso error semántico. Inmediatamente, los usuarios estallaron en críticas, reprobando a la empresa por ‘disculparse’ por usar insumos nacionales en vez de extranjeros, dando a entender que los productos hechos en Argentina constituyeran una ‘falta de respeto’ hacia el consumidor. Esta es la más clara evidencia de cómo una palabra mal utilizada puede hacer caer la reputación de una sumamente empresa exitosa. Cuando la empresa se ‘disculpó’, ya era tarde:

 

Veamos otro grave error cometido por una empresa multinacional, en este caso Nestlé. En marzo de 2010, Greenpeace denunció que Nestlé utilizaba aceite de palma de Indonesia para la elaboración del chocolate Kit-Kat y lanzó en Youtube un agresivo video contra la marca. Es que este aceite es extraído de las selvas indonesias donde habita una especie protegida de orangután, promoviendo la deforestación y la destrucción del hábitat. Pero Nestlé negó la acusación y pidió a YouTube que el video fuera retirado por cuestiones de derechos de autor. Así, Greenpeace contraatacó con una campaña en redes sociales solicitando que los usuarios apoyaran la causa. Incluso en la página de Facebook de Nestlé aparecieron comentarios de denuncia de los consumidores, así como parodias del logotipo de Kit-Kat con la palabra killer (asesino). ¿Cómo respondió la empresa? El principal error que cometió Nestlé fue intentar controlar a los usuarios, pidiendo retirar todas las imágenes y borrando los comentarios negativos. Hoy, las redes sociales le dan una fuerza al consumidor nunca antes vista.

 

Contrariamente a lo expresado, también hay casos de éxito. Facebook Argentina eligió en 2014 a la tienda Baby Room Córdoba como el primer “caso de éxito en el uso de fan page” para emprendedores. Se trata de un negocio de diseño, decoración, mueblería y ropa para niños. Gracias a su presencia en Facebook, venden un 40% del total a través de la red social. En su fan page comparten fotos de los productos, suben notas que pueden interesarle a las mamás embarazadas sobre el cuidado de sus hijos y también comparten publicaciones de humor sobre situaciones cotidianas relacionadas a los hijos. Esto hace que las publicaciones sean compartidas por las mamás a otras mamás y que la página se viralice.

Siempre se dice que en las redes sociales el contenido es el rey. Y el contenido es lo que tenemos para ofrecer, es decir toda la información y el mensaje que se presenta a partir de la trascendencia de los productos y los servicios que ofrece una marca. ¿Cuál es la clave? Saber contar historias atractivas y agregar enlaces que atrapen al público. La clave pasa por no vender directamente, sino ofrecer y comunicar beneficios y promociones, con un lenguaje distinto al de la venta directa. Es bueno, sin abusar, hacer preguntas para que la comunidad se involucre. También, como en las redes sociales a la gente le gusta la ironía, las caricatura y el humor, incluir en ocasiones relatos con aspectos de este tipo ayudará para que los usuarios y seguidores se involucren; esto, por efecto, viralizará y amplificará nuestro contenido. Además, los sorteos siempre atraen al público, por eso conviene cada tanto, ofrecerles promociones, descuentos y beneficios. Siempre hay que actuar con honestidad -es un arma fundamental para ser creíbles- y tener sentido común, creatividad e imaginación. Como dice un refrán referido a las redes sociales, hay una gran diferencie entre un cliente y un fan: “A un cliente hay que buscarlo. Un fan te sigue. Los clientes se quejan. Un fan te perdona”.

0

Tips-CM-ep-2

1

Algunas estrategias de SMMLas acciones de SMM –Social Media Marketing- se han convertido en la espina dorsal de muchos planes de márketing en los últimos tiempos. A medida que las redes sociales van tomando importancia como sitios preferidos por el público, se hace patente la necesidad de estar en las redes sociales, y realizar acciones de promoción web en este canal.

En primer lugar es necesario seleccionar las redes sociales en las que participaremos de forma coherente con la composición de nuestro target básico. La realidad es que cada vez hay más redes sociales, y nunca mejor aplicado el refrán que “quien mucho abarca, poco aprieta”, porque es imposible participar adecuadamente en un gran número de redes sociales, a menos de que se disponga de un departamento de agentes que se encarguen especialmente de esto. Las redes sociales no pueden automatizarse, al menos no al 100%, es decir, no es posible basar todas las participaciones en redes sociales en aplicaciones que nos permitan postear mensajes en varias redes a la vez. Por eso, este tipo de comunicación requiere un gran nivel de presencia personal, dado que justamente lo interesante es el intercambio que se genera entre la empresa y el público, con la finalidad de crear comunidad. Por este motivo, la selección de las redes en las que participaremos será el primer paso que daremos en nuestra estrategia de SMM.

Descubra, pruebe y experimente con las muchas herramientas que existen para monitorización de las redes sociales. Es posible saber quién nos deja de seguir, nuestra influencia en las redes basados en el nivel de participación, el grado de interactividad con referencia a la cantidad de posteos que realizamos, etc. En consecuencia, será necesario seleccionar, en esta etapa, las herramientas auxiliares que emplearemos, y que también nos ayudarán a extraer –aunque sea de manera somera-, el costo por contacto, y el ROI –retorno de lo invertido- en estos tipos de acciones.

Las redes sociales llevan tiempo. Es necesario, en una primera etapa, comprender cómo se da el flujo de información en la red seleccionada. No es lo mismo la manera en que las personas interactúan en Twitter, como en Linked In o en Facebook, por dar un ejemplo. Busque personal que se encargue de estos temas con la experiencia necesaria para llevar adelante tan importante tarea: crear comunidad y lograr desarrollar un canal de permanente promoción de nuestros productos y servicios.

Integre su sitio a las redes sociales. No debería haber un divorcio entre lo expresado como valores en su página y la manera en que usted se presenta en las redes sociales. Por eso, también es necesario coordinar las acciones de SMM con las de marketing online tradicional –por ejemplo, campañas de PPC. En las etapas iniciales, las redes sociales son una apuesta a futuro. Pero el beneficio será muy grande en término de promoción en internet de nuestro sitio y nuestras marcas.

Fuente www.vpa-internet.com.ar/blog


2

Una de las premisas de SEO es poder ser encontrado con facilidad por el target específico de cada sitio. Y para lograr esto, es necesario construir sitios lo más accesible posible para los bots de los buscadores. Por eso, visibilidad es sinónimo de optimización web, diseñando sitios que ofrezcan su contenido a los buscadores sin complicaciones. Visibilidad del sitio es, en definitiva, tener un buen posicionamiento natural, basado en la estructura y el contenido de un sitio.

Para alcanzar una buena visibilidad para los buscadores, las técnicas varían según el buscador en cuestión. Por ejemplo, Yahoo es mucho más permeable a las técnicas de spam que Google. Para lograr el posicionamiento en los primeros lugares en Yahoo, con apelar al stuffing (repetición excesiva de una palabra clave), el texto oculto o las granjas de links, será suficiente. Sin embargo, quedar listado en las primeras posiciones de las páginas de resultados naturales de Google será mucho más trabajoso, por varias causas. Primero, Google detecta con mucha más eficacia las técnicas mencionadas, y las penaliza. Por esta causa, sería teóricamente posible llegar a los primeros puestos de Yahoo, pero no salir listados en Google. Además, Google hace una lectura mucho más semántica del contenido de un sitio web. Google es capaz de “leer” e interpretar el contenido de un sitio, de manera muy parecida a como lo haría un ser humano. Y no solo eso, sino que es capaz de establecer asociaciones de sentido, por lo que, si el usuario lo dispone, podrá acceder a un completo listado de sitios similares, los que habrán sido seleccionados con una extraordinaria precisión, generando verdadero valor agregado a la búsqueda. La premisa de Google es brindar la máxima cantidad de información al usuario, con la máxima calidad. Y, realmente lo hace con gran eficacia.

Considerando lo dicho, es fácil ver por qué lograr un buen posicionamiento en Google no es tarea sencilla, y requiere de un trabajo constante de optimización SEO, que incluya trabajar en la programación del sitio, el contenido, el diseño de páginas web, la publicidad en internet, y otros aspectos que contribuyan a mejorar la lectura que los bots hacen de la página. Pero, no debemos olvidar que los sitios se hacen para la gente, como destinatario final del mismo. Esa es la realidad. Quien se aboque a la tarea de diseño de un sitio web pensando solo en los buscadores, seguramente no alcanzará el éxito deseado, porque, debemos crear nuestras páginas pensando en los usuarios, y, en consecuencia, realizar ingentes esfuerzos por mejorar la usabilidad y la visibilidad por parte de los seres humanos que visitan nuestros sitios. Sólo así, considerando la visibilidad por parte de los bots, y por parte de los usuarios, lograremos crear un “mix” efectivo que oriente nuestros esfuerzos.

Fuente  www.vpa-internet.com.ar/blog