Archivo para la categoría Opinión

05.11.2013

Peça de collage

0

Muitas pessoas perguntam o que significa o desarraigo. Frente a isso, se pode tentar explicar o que é deixar involuntariamente a terra amada, as pessoas próximas, os hábitos, os sabores e aromas da vida. Com essa descrição, se pode acreditar o tentar imaginar, mas é impossível que se possa encarnar esse sentimento por completo. Acho que há sentimentos que não se compreendem ainda são vividos. Quando a partida é inevitável, a melancolia é a protagonista; adeus liberdade incondicionada, adeus sensação do próprio. Bem-vindo o aluguel do alheio. Para fazer uma representação gráfica com palavras, se pode dizer que é a sensação de ficar aprisionado no tempo, entre um passado que não terminou e um futuro próximo que ainda não chega.

Imagina um quadro grande de collage, formado por diferentes figuras, de distintos lugares que, a nível macro, parecem conviver harmônica e pacificamente. Mas não esqueça o nível micro: eles estão recortados de outras situações, de outros mundos, Tiradas de contexto e adicionadas a uma realidade distinta. Como resolver a disjuntiva: Ser daqui ou ser de lá; ou ser daqui e de lá?

Além de que um pode ter a ideia de que algumas coisas já ficam no passado e não voltam, que já não causam melancolia e que podem ser pensadas e faladas tranquilamente, o sentimento é tão profundo e está arraigado tão forte que faz brotar a saudade: ela vem a qualquer hora. Um pode crescer e se adaptar a diferentes situações, mas a saudade está arraigada no ser, faz parte do sistema e ela não muda, mas evoluciona. É recordação suave dos momentos vividos, vontade de conversar de novo com pessoas inolvidáveis, reviver situações extintas. Saudade é não poder expressar com palavras o sentimento.

Voltar ao lugar de origem não significa terminar com a saudade, a saudade não se cura. Pode matar ela, mas temporalmente; porque se você se afasta, em breve ela voltará e acompanhará sua pessoa novamente. Saudade é esse pedaço de terra que ainda bate no profundo do ser e que não deixa esquecer as raízes e o caminho.

O desafio é  continuar, é seguir o rio por onde a vida passa, abrindo-nos ao novo, a novas culturas e enriquecendo nosso caminho, delineando nosso destino, sem esquecer ideais e valores. Sentir saudade e ter identidade, e ter sabido amar, pertencer. Implica ter se apaixonado por algo, por alguém, por algum ideal. É amor e ausência. Saudade é o bater da identidade.

0

Cuenta la leyenda, que en agosto de 1883, el padre italiano Don Bosco soñó con una gran planicie, entre los paralelos 15 y 20 del hemisferio sur y al fondo, tenía un inmenso lago. En 1955, ese sueño fue convirtiéndose en realidad cuando el candidato a presidente Juscelino Kubitschek, prometió construir allí la futura capital del país, si era electo. Un año más tarde, Kubitscheck asumió el mando de Brasil y comenzó el proyecto de urbanización.

Este ambicioso proyecto convirtió a Brasilia es una de las pocas ciudades capitales planificadas del mundo y, actualmente, es la sede del gobierno federal. Fue construida en 1956, de la mano de Lucio Costa, Oscar Niemeyer y Roberto Burle Marx. Representa un atractivo arquitectónico invaluable y es la única ciudad construida en el siglo XX que fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO. A continuación, nombramos algunos lugares que no se pueden dejar de visitar.

CollageBSB

  • Catedral Metropolitana de Brasília

Es uno de los símbolos de la ciudad y fue diseñada por Oscar Niemeyer. Está conformada por 16 columnas de hormigón idénticas y sus coloridos vitraux le dan una identidad única. En su interior tres ángeles penden desde el techo, dando la sensación de estar flotando en el ambiente.

 

  • Edificio del Congreso

Otra gran obra de Niemeyer y característica de la ciudad. Las semiesferas localizadas a la izquierda y a la derecha, representan al Senado y a la Cámara de Diputados, respectivamente. Entre ellas se erigen dos torres de oficinas, unidas entre sí por puentes. Junto con otros edificios emblemáticos (Palacio de Planalto, Palacio de la Alvorada, Supremo Tribunal Federal, etc) se forma el Eje Monumental de Brasilia.

 

  • Complejo Cultural

Está comprendido por la Biblioteca Nacional (cuenta con salas de lectura, de estudio y auditorios) y el Museo Nacional (cuenta con dos auditorios y un laboratorio). Ambos fueron proyectados por Niemeyer y forman parte del Eje Monumental.

  • Plaza de los tres poderes

Pensado por Lucio Costa y proyectado por Oscar Niemeyer, está conformado por el Palacio de Planalto, el Palacio del Congreso y el Palacio de Justicia. Allí también se destaca el Panteón de la Patria, en honor al ex presidente Tancredo Neves y se pueden apreciar diversas esculturas como por ejemplo, la dedicada a los candangos, de Bruno Giorgi. Además, en la Plaza se erige la bandera nacional sobre un mástil de más de cien metros de altura.

 

  • Iglesia Don Bosco – “La iglesia azul”

Las paredes de esta deslumbrante iglesia de estilo gótico son de vitraux con 12 tonalidades diferentes de azul y, en cada una de las esquinas, varían los colores rosados. Por ello, nunca se ve de la misma manera: depende de cada momento del día. La lámpara central que cuelga en su interior cuenta con 7.400 piezas de murano y en sus puertas de entrada se materializan diferentes relatos.

 

  • Torre de Tv

Proyectada por Lucio Costa, fue inaugurada en 1967, tiene una altura de 244 metros y ofrece un mirador a los 75 metros, desde donde se puede obtener una vista panorámica de la ciudad.

 

  • Paseo Lago Paranoá

Es un gran lago artificial creado con el fin de aumentar el reservorio de agua de la región. A su alrededor hay varios paseos que permitirán disfrutar de la naturaleza y realizar deportes. También cuenta con paseos culinarios y bares que ofrecen distintas alternativas. Lo cruza el Puente Juscelino Kubitschek, otro ícono arquitectónico inaugurado en 2002,  en honor al ex presidente de Brasil.

 

  • Edificios públicos

A los laterales del Eje Monumental, se erigen numerosos edificios públicos. Entre ellos se destacan los diferentes ministerios, proyectados y construidos de manera simétrica. También se puede encontrar edificios emblemáticos como la sede del Banco Central de Brasil.

 

  • Memorial JK

Proyectado por Oscar Niemeyer y dedicado al ex presidente del país, donde también descansan sus restos. El exterior está rodeado por aguas espejadas y su interior cuenta con un museo donde se aprecian varias de las pertenencias de Kubitschek.

 

  • Cuartel General del Ejército
    Es la materialización del diseño arquitectónico de Oscar Niemeyer y el paisajismo de Roberto Burle Marx. Frente al edificio central se ubica una plataforma monumental, conocida como la Cúpula de la Espada de Caxias. Logrando un equilibrio con las construcciones, algunos metros más adelante, se encuentra la Plaza Cívica o Plaza de Cristales, también obra de Burle Marx.
1
Por Eugenia Akopian
(para La Tecl@ Eñe)

El presente artículo constituye un acercamiento general a la problemática, pues se trata de un tema muy extenso y complejo que requiere de un análisis riguroso, detallando cuestiones geopolíticas.

 

Palabras preliminares, resumen histórico y contexto

La República de Nagorno Karabakh o República de Artsakh, está ubicada en el Cáucaso, cuenta con una superficie de 11.458 km², 141.000 habitantes y es una región históricamente poblada por armenios desde antes del siglo II AC. A lo largo de los siglos supo ser la tierra de la realeza: formó parte de las 15 provincias del reino de Armenia (189 AC – 387 DC); fue parte del principado armenio de Khachén, proclamado luego Reino de Artsakh. En el año 301 Armenia fue el primer estado en instituir el cristianismo como religión oficial, por eso, aún hoy en Karabakh se conservan las ruinas de numerosas iglesias, junto con las ruinas de ciudades enteras y de castillos medievales que dan cuenta del poderío, la grandeza y el resplandor que tuvo la región. Hacia 1813, después de invasiones y enfrentamientos, los persas perdieron el control y el imperio ruso pasó a dominar el territorio. Posteriormente y con el correr de los años, varias disputas de poder típicas de la región y luego de la Revolución Rusa, comenzaron a conformarse las nuevas repúblicas soviéticas. En 1923 se estableció Oblast (región) Autónoma de Nagorno Karabakh con una mayoría de población armenia (94%)[1] que, por un decreto de Stalin, pasó a formar parte de la República Soviética de Azerbaiján.

Durante los años soviéticos, Karabakh continuó su desarrollo conviviendo con los azeríes y otras minorías. Pero las incipientes hostilidades hacia los armenios se hacían sentir cada vez con más fuerza. Una materialización de esta intolerancia fue lo acontecido con Nakhicheván, una región autónoma, históricamente armenia, que formaba parte de Azerbaiján, a causa del decreto antes mencionado. Hacia fines de los años 80, de la mayoría de su población originaria armenia prácticamente ya no quedaba ni un 3%, gracias a las políticas de limpieza étnica que propiciaba el gobierno azerí. Cuando la URSS comenzaba a resquebrajarse, salieron a flote los odios étnicos, la intolerancia a los otros, signados por un chovinismo latente y profundo que esperaba ver la luz.
En febrero de 1988, teniendo en cuenta estos antecedentes, el pueblo de Artsakh hizo uso de sus derechos, expresó su voluntad y solicitó la salida de la órbita de Azerbaiján para pasar a formar parte de la República de Armenia. El parlamento elevó su petición al Soviet Supremo, estando este tipo de acciones contempladas en la Constitución de la URSS: por ende, su reclamo era legítimo y estaba basado en fundamentos que ofrecía la carta magna. En junio de ese año, el Soviet Supremo de la República de Armenia dio lugar al reclamo, mientras que su homónimo azerí lo negó. Como represalia a estos intentos independentistas, los azeríes buscaron revancha.

 

Los Pogrom como manifestación de la intolerancia

Sumgait es una ciudad ubicada en Azerbaiján, a orillas del Mar Caspio y, en tiempos de la Unión Soviética, convivían allí armenios, azeríes, rusos, judíos, entre otros, de forma pacífica. En este contexto, los armenios en particular, cumplían un papel clave y se destacaban por sus profesiones. Se desempeñaban como ingenieros, médicos, profesores universitarios, docentes, etc, es decir, tenían un rol fundamental en el desarrollo de esa sociedad.

El 27 de febrero de 1988 tuvieron lugar los lamentables hechos que luego serían conocidos bajo el nombre de “pogrom de Sumgait”. Pogrom en ruso significa devastar y hace referencia a levantamientos organizados por parte de una población civil contra otra, con el objeto de eliminarla: sintetizando, consisten en matanzas hacia las minorías. Exactamente eso fue lo que sucedió en aquél tiempo. Grandes grupos azeríes se organizaron bajo el mismo objetivo: atacar y destruir a los armenios que allí vivían. Es importante destacar la complicidad policial y política que se dio en Azerbaiján, pues es claro indicador de esa intolerancia y deseo de destrucción masiva de lo que ellos consideraban otredad. Se vivieron momentos de gran tensión: las turbas frenéticas cumplían con su plan sistemático: asesinatos, saqueos, incendios, violaciones… claro que no importaba ni el género ni la edad… una gran masacre. En esos episodios había cierta reminiscencia a lo que había ocurrido el 24 de abril de 1915: el genocidio contra el pueblo armenio por parte del Estado Turco. Habían pasado muchos años, pero el objetivo era el mismo: exterminar al pueblo armenio. Esa noche comenzaron las deportaciones masivas y los asesinatos de un millón y medio de personas. La misma matriz se presentaba nuevamente. El odio racial, la intolerancia y la sed de destrucción volvían a imponerse por sobre la humanidad.

La situación en Sumgait comenzó a calmarse cuando tanques y unidades militares soviéticos entraron a la ciudad, imponiendo el estado de ley marcial y el toque de queda. El saldo fue más de 300 víctimas fatales, la destrucción total de viviendas, deportaciones, la imposición de la injusticia y una demostración de un estado de incultura feroz. Esto fue a lo que condujo el ciego nacionalismo azerí, apoyado por intereses políticos y económicos, repitiendo errores que degradan la dignidad humana.

Pero esto no quedó acá. En enero de 1990 nuevos episodios de violencia acontecieron en Bakú, la capital de Azerbaiján. Nuevos pogroms contra los armenios dejaron un saldo de 700 personas afectadas entre la muerte y heridas, un calco de lo que había pasado el Sumgait: robos, muertes, saqueos, deportaciones, violaciones: los más terribles crímenes. Esto puso en evidencia, nuevamente, la complicidad política acontecida.

Todos sabemos que las acciones del hombre son promovidas por intereses: ex nihilo nihil. Entonces, está más que claro que nada de esto fue casual, no hubo nada de azaroso ni inocente en este pogrom, tampoco fue un hecho aislado, sino que es parte de la herencia turca, signada por el odio y el chovinismo: son hechos motivados y promovidos. Si algo aprendimos con la historia de la humanidad, es que no hay nada inocente en este tipo de acontecimientos. De hecho, Human Rights Watch en un informe respecto al tema pronunció: “estas acciones no fueron espontáneas, ya que los atacantes tenían las listas de los armenios y sus direcciones”[2].

 

Conflicto bélico

Hacia 1991 y tras la caída de la URSS, cada república proclamaba su independencia. En este contexto y para la definir su destino, Karabakh reafirmó su decisión de unidad con Armenia. Pero Azerbaiján no pudo tolerar esta elección y su ejército invadió la región con la intención de perpetrar una limpieza étnica, aplicando la solución final. El pueblo de Karabakh se levantó en armas. Se unieron al ejército mujeres, ancianos y adolescentes dispuestos a defender sus casas y su tierra. Estos, sin tener armamento ni formación militar se enfrentaron con las fuerzas regulares de Azerbaiján, quienes portaban tecnología militar de última generación y contaban en sus filas con mercenarios afganos, chechenos, entre otros. Los azeríes tomaron como blanco hospitales, escuelas y campos de refugiados los cuales bombardearon permanentemente con misiles de alto alcance, produciendo de esta forma, un alto número de víctimas civiles. Así, los azeríes invadieron la república, induciendo al terror a la población. Pero, paulatinamente, con un accionar heroico, las fuerzas armenias lograron controlar, liberar y recuperar Karabakh, fruto de la valentía de quienes pelearon y defendieron lo que les pertenece de antaño.

Durante la guerra, organismos internacionales como la OSCE (Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa) intentaron mediar y resolver la situación, pero no fue hasta 1994 cuando se declaró el alto del fuego, bajo la tutela de Rusia.

 

Nagorno Karabakh, hoy

Actualmente rige el alto de fuego desde 1994, pero el conflicto persiste. El Estado azerí le resta importancia a los sucesos y a la herencia histórica, exigiendo como propia y sin fundamento lógico ni válido, al territorio de la República de Karabakh. Lo cierto es que no se puede negar la historia ni los derechos de la población originaria para su autodeterminación. La política azerí, signada por el odio y la xenofobia, se manifiesta en las palabras de su presidente, Ilhem Aliev, quien en el discurso de cierre de una conferencia en febrero de 2012 declaró: “Nuestros principales enemigos son los armenios de todo el mundo y los políticos hipócritas y corruptos bajo su control”[3].

Lamentablemente, estas afirmaciones no son casualidad sino que se condicen con su carrera armamentística. En febrero de este año, Azerbaiján compró armamento por 1.6 mil millones de dólares a Israel[4] que incluyen armas, aviones no tripulados, así como sistemas de defensa antimisiles de tecnología sofisticada israelí. El embajador azerí en Irán, Javanshir Akhundov, reconoció que este arsenal sería utilizado contra la República de Nagorno Karabakh, según informó la Agence France Presse.

En julio de este año un informe de las Naciones Unidas[5] reveló que Azerbaiján superó ampliamente los límites máximos establecidos por tratados internacionales en cuanto a compra de armamento (Treaty on Conventional Armed Forces in Europe). La posesión de tanques azeríes ascendió a 381 (límite máximo permitido: 220); de artillería a 516 (límite máximo permitido: 285); los helicópteros de ataque aumentaron de 3 a 5 y los vehículos blindados de combate ascendieron a 106. En adición a esto, su presupuesto militar para 2012 aumentó a 3,47 mil millones de dólares, lo cual la sitúa en una “posición negligente teniendo un impacto muy negativo en los esfuerzos de Armenia para promover un clima de confianza y cooperación en la región[6], tal como lo manifiesta el informe de la ONU.

Los yacimientos petrolíferos azeríes ubicados en el Mar Caspio generan petrodólares que son destinados no sólo a las armas, sino que también sirven para alimentar su gran maquinaria propagandística en todo el mundo. De esta forma, desembarcaron en América Latina, particularmente en Argentina, donde con mentiras y lobby intentan falsificar los hechos, tergiversando la realidad para reproducir el mensaje de su presidente. El reclamo de Nagorno Karabakh es legítimo, pues está basado en derechos constitucionales, avalados por el derecho internacional y hace referencia a la verdad histórica que le pertenece; el derecho de autodeterminación de los pueblos encuentra aquí su clara materialización.

El camino no es la guerra. Es necesaria la solución pacífica del conflicto, basada en el diálogo y la convivencia armónica entre dos pueblos vecinos.

leer nota completa »

0

Para analizar el concepto de ‘poder’ se podrían tomar algunas de las definiciones que ofrece la Real Academia Española. Según ella, el poder es “Tener expedita la facultad o potencia de hacer algo. Ser más fuerte que alguien, ser capaz de vencerle. Dominio, imperio, facultad y jurisdicción que alguien tiene para mandar o ejecutar algo”. Sin embargo ésta sería una visión simplista y reduccionista.  Autores como Michel Foucault, Pierre Bourdieu, Antonio Gramsci, Max Weber, Nicolás Maquiavelo, entre muchos otros, han hecho análisis profundo, elaborando teorías acerca de este concepto pero con perspectivas diferentes y entrelazando otras nociones, haciendo más compleja su definición. leer nota completa »

0

Por Matías Raña (@matias_ra) – Columnista de Cine, especial para EP Blog, Notas al Pie

Frase cliché si las hay en el mundo, pero es cierto. Los infantes estrellas de Hollywood pegan el estirón en pantalla y siempre hacen algún que otro desmán que los ubica en las portadas de los tabloides por las razones equivocadas. Por ejemplo, todos disfrutamos de las correrías de Macaulay Culkin en sus películas, solo para verlo más tarde destrozado por padres ambiciosos y diferentes consumos extraños. Hace unos días apareció una foto del muchacho ya crecido, venido a menos, casi sin el resplandor de la estrella que supo ser. Por alguna razón, a la gente le sigue interesando saber que fue de estas personas que en su momento deglutieron el mundo con su carisma.

Un caso extraño es del de Daniel Radcliffe, o sea, “Harry Potter”. El mocoso de 10 años supo cautivar a millones de espectadores que lo llevaron al enorme pedestal de ídolo por su personificación del mago más famoso del siglo XXI. (Si, “Harry” nació el siglo pasado, pero digamos que es producto de este nuevo milenio, puristas!). Desde el 2001 se vine calzando los anteojitos, la cicatriz en la frente (en forma de rayo) y corriendo con sus amigos por Howarts y sitios aledaños, escapando de las fauces del Innombrable. Su gesto simpático al principio fue mutando en una mueca de dolor, a medida que crecía. Hasta que se volvió oscuro y combativo, al final de la saga. Los nenes crecen dentro y fuera de la pantalla.

En una movida interesante, el pequeño Radcliffe decidió protagonizar una obra de teatro llamada “Equus”, cuyo mayor atractivo de marketing fue que el pequeño Harry Potter ya no era tan pequeño y lo demostraba haciendo un desnudo completo, frontal, enfrente de la audiencia. Trato de imaginar las reacciones de las fanáticas enamoradas del mago que accedieron a la obra, tal vez con la idea de estar a metros de su ídolo, y se encontraron con la “generosa” propuesta del actor. Era claro que el mocoso no quería que lo recuerden siempre como el mago bonachón.

Tras finalizar el climax de Potter en dos películas (que podrían haberse amalgamado en una sola, pero el dinero manda), Radcliffe filmó una película para la resucitada compañía Hammer, pionera del cine de terror británico. “The woman in black” es una película de terror donde nuestra precoz estrella hace de un abogado atormentado, de gesto adusto y lentes… pero sin cicatriz en la frente. La película está bien, tiene clima, pero aún cuesta separarlo del mago. Lo divertido, sin embargo, sucedió hace unos días, cuando el querido Daniel se le ocurrió abrir la boca.

Así, accionando sus cuerdas vocales y evocando los días de filmación de la enorme saga cinematográfica, dijo que había ido borracho a varias jornadas y que podía nombrar cada escena donde estaba bajo los efectos del alcohol. “Los nenes crecen”, y el niño le empinó a la botella más de una vez, según dicen, en un momento complicado de su vida.

También disparó contra los premios Oscar por la pobre colecta de nominaciones que tuvo la última parte de “Harry Potter”, y la enorme cantidad que tuvo “Hugo”, de Scorsese. “No creo que a los Oscar le gusten las películas comerciales o las películas para niños… a menos que sean dirigidas por Scorsese” (…) Esta clase de esnobismo lastima.” Dijo el muchacho, días después de confesar que se tomó hasta la molestia mientras personificaba al mago.

Ahora pelea por salir del corralito que impone la fama “mágica” de la saga, y opta por películas independientes, films de terror y quien sabe que otras cosas. Quiere ser un actor serio. Afirmó que dejó la bebida y que ama la lectura. Sin embargo, las declaraciones contra la Academia yanqui fue, a entender de este humilde redactor, lo mejor que hizo en muchos años, porque se le notó la sinceridad y el desparpajo que debería haber tenido cuando se calzaba los lentes en la epopeya de ocho partes.

El destino de los nenes actores de Hollywood suele ser extraño y muchas veces trágicos. Esperemos que Daniel Radcliffe sepa superar el estigma de haber sido el niño más famoso de una década, pueda crecer como profesional y que sus películas sean más interesantes que sus declaraciones. Yo opto en este momento por leer como se emborrachaba para ir a filmar Harry Potter y como despotrica porque los Oscar no le reconocen las horas de trabajo en la saga, antes que verlo en bolas sobre las tablas o poner aventurarme a esa caída libre que es “Harry Potter” después de la tercera entrega.