NI OLVIDO NI IMPUNIDAD, VERDAD Y JUSTICIA

En aproximadamente 5.600 años de historia escrita de la humanidad, ocurrieron 14.531 guerras, murieron aproximadamente 340.000.000 personas, de las cuales 150.000.000 fueron víctimas del último siglo.  El siglo XX fue el del horror, siglo XX, siglo asesino por definición. Dentro de los muchos desastres de los que fuimos testigos, se encuentra el genocidio.

La etimología de la palabra genocidio es propia del S.XX, o sea que es bastante moderna y fue acuñada por Ráphael Lemkin, abogado polaco, de origen judío que ante tanto horror propuso el término y su condena internacional cuando terminó la Segunda Guerra Mundial. El genocidio es un delito llamado de “lesa humanidad” ya que es un acto que la afecta a la humanidad toda.

El delito de genocidio fue reconocido por el derecho internacional cuando los estados y los líderes mundiales tomaron conciencia de la magnitud de semejante aberración luego del holocausto judío y la solución final llevada a cabo por Hitler. Así, la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio en 1948 define que es: “Cualquiera de los actos que se realicen con la intención de destruir total o parcialmente a un grupo étnico, racial o religioso y estos pueden ser: la matanza de miembros del grupo, la lesión grave de la integridad física o mental de los mismos; el sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que impliquen su destrucción física, total o parcial. También es genocidio toda aquella medida que impida el nacimiento de miembros del grupo y el traslado de niños por la fuerza del grupo a otro

El primero tuvo lugar entre los años 1915 y 1923 y fue perpetrado por el Imperio Otomano en contra de los armenios: un plan sistemático elaborado y ejecutado para exterminar a una minoría. O, como diríamos hoy, para efectuar una “limpieza étnica”. Más de un millón y medio de hombres, mujeres, ancianos y niños fueron masacrados.
El genocidio armenio resulta una paradoja que generó un secreto a voces bien fuertes respecto de su existencia. Muchos saben que ocurrió y solo la República de Turquía, como sucesora del Imperio Otomano se empeña en negarlo.

El genocidio  y la deportación masiva del pueblo armenio hicieron que estos se dispersaran por todo el mundo formando una diáspora mundial. Muchos de los sobrevivientes del horror vinieron a nuestro país.
En la Argentina se calcula que hay alrededor de 120.000 armenios. Estos nunca dejaron de buscar justicia por la vida de 1.500.000 armenios masacrados en 1915. En el 2006, se sancionó en nuestro país la ley 26.199 declarando el 24 de abril como “El Día de Acción por la Tolerancia y el Respeto entre los Pueblos, en conmemoración del genocidio sufrido por el pueblo armenio”.

Reconforta saber que la lucha de la diáspora armenia no será en vano, y que más pronto que tarde la verdad y la justicia prevalecerán. El hecho de que se investigue y se pene a los responsables abre la posibilidad de generar un discurso verdadero con fuertes bases institucionales para evitar nuevos horrores.

Si una vez ocurrió puede volver a pasar y es nuestro deber que lo reconozcamos y lo recordemos porque la memoria es la fuente fundamental de un futuro mejor y el remedio contra la impunidad, la intolerancia y la violencia.

A CONTINUACIÓN LES DEJAMOS UN AUDIO… UN DOCUMENTAL SOBRE EL TEMA, MUY INTERESANTE… ESCÚCHENLO!!!

[gplayer href=»http://www.epcomunicacion.com.ar/blog/wp-content/uploads/2010/04/FINAL1.mp3″]DOCUMENTAL.DDHH.GENOCIDIO[/gplayer]

Tags: , , , , , , ,

8 comentarios para 'NI OLVIDO NI IMPUNIDAD, VERDAD Y JUSTICIA'

  1. Paula dice:

    Excelente nota chicas

  2. Gariné dice:

    Muy buena nota. El trabajo que hace Argentina para que este hecho sea reconocido es gigante y estoy segura que lo lograremos pronto.

  3. Armén dice:

    Me gustó la nota, aunque le faltó el «por qué pasó lo que pasó». Quiero decir, hoy por hoy ya no se discute más el tema de «la religión, las culturas, las tradiciones». Hoy ya se habla que el (o los genocidios) son inherentes a un sistema capitalista que por intereses hace éste tipo de aberraciones. Lo importante también es darle más bola al punto actual del Estado Turco, aliado incondicional de Israel y EE.UU y el por qué de su motivo NEGACIONISTA.

    Amén de todo ésto, buena nota y muy buena la página.

    Abrazo
    Armén

  4. Diana Buyukkurt dice:

    Podemos negar, pero no podemos olvidar! Hay quienes deciden vivir con la carga enorme en sus espaldas y hacer un esfuerzo enorme para negar la verdad. Es más simple aceptar la verdad y seguir adelante, pedir perdón y sacarse ese peso de encima, y así permitir a un pueblo entero, a familas poder tramitar un duelo negado. Pero, lamentablemente, la política y el poder van por encima de todo estas cuetiones y nos dejan de este lado, en la lucha. Turquía, decide ponerse en esa posición y NO SALIR DE ELLA! NOSOTROS, SEGUIR LUCHANDO! «Mientras Haya un armenio vivó Armenía vivirá». Recuerdo cuando en la primaria de mi colegio, Marie Manoogian, una maestra nos la dijo! NUNCA lo olvidé! Y sigo en la lucha, como tantos armenios! Contándole a mi mundo, a mi gente una parte de la historia de la humanidad, que muestra la miseria del pueblo turco!

  5. ale maez dice:

    ESE FUE UN LABURO IMPRESIOANTE!! QUEDO PEERFECTO PARA EL POST !!

  6. Hernán A. dice:

    Excelente la nota, mis más sinceras felicitaciones.

    Hasta que no haya justicia, todos los días serán 24 de abril.

    Saludos y muy buen trabajo.
    Hernán.

  7. Brenda dice:

    Muy bueno chicas. La verdad que ojalá que las esperanzas nunca se rindan y que sigamos luchando todo lo que tengamos que luchar para que nuestros antepasados, no muy pasados, descansen en paz y para que se siga castigando a quienes hoy en día contínuan realizando crímenes de lesa humanidad, porque hoy en día sigue pasando. un beso grande

  8. […] En esos episodios había cierta reminiscencia a lo que había ocurrido el 24 de abril de 1915: el genocidio contra el pueblo armenio por parte del Estado Turco. Habían pasado varios años, pero el objetivo era el mismo: exterminar […]

Deje un comentario