Entradas con el tag nunca más

24.03.2012

NUNCA MÁS

0

24 de marzo – Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia.

«El miedo seca la boca, moja las manos y mutila. el miedo de saber nos condena a la ignorancia; el miedo de hacer nos conduce a la impotencia. La dictadura militar, miedo de escuchar, miedo de decir, nos convirtió en sordomudos. Ahora la democracia, que tiene miedo de recordar, nos enferma de amnesia; pero no se necesita ser Sigmund Freud para saber que no hay alfombra que pueda ocultar la basura de la memoria»

Eduardo Galeano – El Libro de los abrazos.

 

2

Discurso de cierre del Encuentro x la Vida, la Verdad y la Justicia
Pronunciado por Eugenia Akopian en nombre de los Jóvenes Armenios

05.05.2011

“Fue interceptado cuando retornaba a su domicilio a la medianoche, junto a su compañera y el bebé de ambos. Ahí tenía que aguardarlos un amigo. Al arribar a la vivienda, el amigo se encontraba ya maniatado. Había un grupo de individuos vestidos de civil, quienes golpearon brutalmente a la pareja y la encerraron ahí mismo, mientras se peleaban por el reparto del ‘botín’. Robaron objetos de valor personal y documentación. Se lo llevaron a él y al amigo. Su esposa debió salir por una ventana con sus dos hijos, ya que la puerta fue cerrada con llave. Según la versión de los vecinos, poco más tarde los captores regresaron, tal vez con el fin de llevársela a ella. Concurrió de inmediato a las autoridades, donde la atendieron burlonamente y ni siquiera se trasladaron para verificar el estado en el que había quedado la vivienda, donde todo estaba revuelto. Ante la insistencia no tuvo mejor suerte, ya que en poco tiempo se archivaron las actuaciones”.

 

Esta historia es familiar  para todos los armenios. Podría ser la historia de cualquier víctima del genocidio. Pero no.  Es la crónica del secuestro de Haroldo Conti, uno de los escritores argentinos más destacados de la década del 60. Fue secuestrado y desaparecido por las Fuerzas Armadas el 4 de mayo de 1976. Entonces, realizar un encuentro cultural en este espacio no es pura casualidad. Este encuentro es un puente entre dos pueblos que han sufrido, en diferentes tiempos y en diferentes espacios, los crímenes más horrorosos que una población puede sufrir; los crímenes cometidos por el propio Estado del cual se es parte.

Este encuentro comenzó como una idea entre las diferentes organizaciones juveniles armenias y aquí estamos, en el segundo día del Encuentro por la Vida la Verdad y la Justicia. Consideramos que conmemorar el 96 aniversario del genocidio del pueblo armenio en este espacio, es dar un paso superlativo y superador. Es una instancia que intenta ser reparadora que la comunidad armenia se debía y los jóvenes nos estamos haciendo cargo. Y esto salió porque teníamos claro nuestro objetivo. Tuvimos muchas reuniones… hablamos… discutimos… debatimos… pluralidad de voces ante todo. Y de esta forma, todos coincidimos en la esencia del encuentro y del lugar que es sumamente simbólico y significativo, por eso, acá estamos.

La noche del 24 de abril de 1915, tras el secuestro y asesinato de 500 intelectuales y líderes políticos armenios, comenzaba el plan sistemático para la eliminación total de la minoría armenia del Imperio turco-otomano. Años después, y concretado el siniestro plan, el resultado sería el asesinato de más de un millón y medio de armenios y de otras minorías religiosas del Imperio; la casi total destrucción del milenario patrimonio arquitectónico-cultural y el abandono, la pobreza y la miseria de los centenares de miles de refugiados, en su mayoría mujeres y niños. Estos últimos, sin hogar y con la muerte a cuestas, se esparcieron por todo el mundo, conformando la diáspora armenia. Un nuevo hogar donde comenzar una nueva vida. Esta es la historia del Genocidio Armenio.

Pero el genocidio de los armenios no es sólo de los armenios. Los crímenes cometidos durante las dictaduras militares en América Latina, no son sólo de los latinoamericanos. Los crímenes y las violaciones a los derechos humanos son crímenes de lesa humanidad, de los cuales la mayor parte de la sociedad civil es víctima del miedo y de la represión llevada a cabo por el Estado, en complicidad con sectores civiles.

Como jóvenes argentinos… armenios… latinoamericanos… argentino-armenios… o como cada uno sienta su identidad…  tenemos el deber de transmitir nuestras experiencias para resguardar y enriquecer la memoria colectiva en miras a una sociedad más democrática, más plural, más equitativa y más justa.

Por último, debemos resaltar que el genocidio tiene su etapa final no con las últimas muertes sino, con la práctica negacionista que nos trae al presente. Contra ello luchamos hoy, para terminar con el negacionismo y la impunidad, reivindicando la verdad y la justicia, con el fin de dirigirnos hacia un NUNCA MÁS universal.

Para ver las fotos del evento CLICK AQUÍ
Para ver videos del evento CLICK AQUÍ

 

0

23.03.2010

NUNCA MÁS

1

24 de marzo de 1976 – 24 de marzo de 2010

LA MEMORIA VIVA

Cuando está de veras viva, la memoria no contempla la historia, sino que invita a hacerla, más que en los museos, donde la pobre se aburre, la memoria está en el aire que respiramos. Ella, desde el aire, nos respira.
Es contradictoria, como nosotros. Nunca está quieta. Con nosotros, cambia. A medida que van pasando los años, y los años nos van cambiando, va cambiando también nuestro recuerdo de lo vivido, lo visto y lo escuchado. Y a menudo ocurre que ponemos en la memoria lo que en ella queremos encontrar, como suele hacer la policía con los allanamientos. La nostalgia, por ejemplo, que tan gustosa es, y que tan generosamente nos brinda el calorcito de su refugio, es también tramposa: ¿Cuantas veces preferimos el pasado que inventamos al presente que nos desafía y al futuro que nos da miedo?
La memoria viva no nació para ancla. Tiene, más bien, vocación de catapulta. Quiere ser puerto de partida, no de llegada. Ella no reniega de la nostalgia, pero prefiere la esperanza, su peligro, su intemperie. Creyeron los griegos que la memoria es hermana del tiempo y de la mar, y no se equivocaron.

Eduardo Galeano. Memorias y Desmemorias.